¿Por qué es mejor viajar acompañado?

Hay dos tipos de viajeros: los que actúan en solitario o los que prefieren un segundo de a bordo. ¿Quieres saber qué ventajas tiene viajar en compañía?

Uno de los grandes dilemas a la hora de organizar un viaje es elegir entre viajar solo o en compañía. Normalmente, decidir el destino, las fechas y las actividades una vez aterrizados ya suponen una auténtica disyuntiva. Pero, al señalar un compañero de viaje, la cosa se complica. No estamos preparados para descubrir mundo con cualquiera de nuestros conocidos. Ya lo decía Mark Twain: “He llegado a la conclusión que la forma más segura para descubrir si ciertas personas te agradan o las odias es viajar con ellas”.

Una mala elección de acompañante puede convertir tus vacaciones en una auténtica odisea. Pero no te envalentones. Antes de convertirte en un “viajero solitario”, tenemos que decirte algo: no todo es tan feo como lo pintan. Por eso, si necesitas razones a favor de los viajes en compañía, presta la máxima atención a nuestra lista de pros y contras. Y no, técnicamente, las aventuras con tu mascota no cuentan.

Siete ventajas de viajar acompañado

  • Experiencias inolvidables: compartes los buenos momentos (y los malos). [Casi] Todo el mundo regresa de un viaje con la maleta cargada de’ souvenirs’ y recuerdos imborrables. Seguramente, no todos serán buenos. Pero, compartidos, se pueden convertir en anécdotas imprescindibles.
  • ¿Aburrimiento? ¿Cuándo? Viajar en familia o con amigos deja pocos momentos para uno mismo. Si eres una persona muy independiente, esto puede suponer un problema. Pero piénsalo de otra manera: no vas a aburrirte.
  • Exaltación de la amistad: viajar juntos estrecha los vínculos. No importa cuánto duren las vacaciones. Más de 24 horas juntos os darán la oportunidad de conocer (y entender) hasta las manías más escondidas. Si quieres que esta circunstancia no eche a perder tu relación (sobre todo, en los viajes en pareja), no te olvides de meter en la maleta grandes dosis de comprensión. ¡Y el “palo-selfie”! Para que haya pruebas gráficas.
  • Ahorro en los gastos: compartir es vivir. No lo vamos a negar, una de las principales razones de los viajes en compañía es la reducción de los gastos individuales. Cuanto mayor sea el número de pasajeros, más asequible será el precio final de la aventura.
  • Trabajo en equipo. Viajar con amigos, en familia o, incluso, los viajes en pareja ofrecen la oportunidad de sacar partido a las fortalezas de cada individuo. Por ejemplo, imagínate que sois seis amigos en un país extranjero. Uno de vosotros domina el idioma y a otro se le da genial la orientación. Gracias a sus aptitudes, los otros cuatro podréis sobrevivir sin perderos (no  olvidéis agradecérselo cuando lleguéis a casa, sanos y salvos).
  • Dos cabezas, piensan más que una; cuatro ojos, ven más que dos… Son matemáticas puras. Viajar en compañía es mucho más seguro.
  • Puntualidad británica. En un grupo de amigos, en una familia, incluso, en una pareja, siempre hay alguien con problemas para seguir el ritmo de las agujas del reloj. Viajar acompañado te obliga a cumplir con un horario para que todo lo que esté organizado salga a pedir de boca. Sea quien sea el impuntual, el resto asumirá el papel del Conejo Blanco de Alicia en el País de las Maravillas. ¿Te acuerdas?

Y tú, ¿prefieres viajar en compañía o en solitario? ¿Qué es lo que más te gusta de viajar en familia, con amigos o con pareja?

Deja un comentario